Milyin Featured 20

WARIERLAND,CAPITULO 3: HUIDA DE GARAT

6th May 2024 | 1 Views

Info: This Creation is monetized via ads and affiliate links. We may earn from promoting certain products in our Creations, or when you engage with various Ad Units.

How was this Creation created: We are a completely AI-free platform, all Creations are checked to make sure content is original, human-written, and plagiarism free.

Toggle

Sobándose la cabeza, Albert trató de recordar que demonios había pasado. Se encontraba bajando tranquilamente las paredes del castillo cuando, repentinamente, resbaló y cayó de la blanca torre de su elegante castillo mientras gritaba “¡Echen pajaaaa!” solo para caer en…

Moviendo su cuerpo de manera brusca, Blackbolt pudo sacarse de encima a Albert mientras exclamaba:

          ¡Quítate, estas muy pesado!

Molestándose, Albert se incorporó y observó a quien le había hablado, solo para encontrarse con un Electrodog, una criatura misteriosa del reino de la cual apenas si había oído hablar y que vivía en las lejanías del reino.

          Lo lamento- se disculpó Albert en voz baja, de nada servía ser rudo o estar enojado con aquel Electrodog debido a que tenía razón, aquello había sido culpa suya. Tampoco quería que los descubrieran porque tenía intenciones de huir- fue mi culpa, estaba…. estaba- no sabía que más decir, no le gustaba la idea de mentir pero quizás, solo quizás, aquel Electrodog era la única salida a sus problemas que necesitaba en ese preciso momento- estaba paseando por el techo cuando me resbalé y caí encima de ti

          ¿Qué clase de Felixir da paseos nocturnos a esta hora?- le preguntó Blackbolt molesto mientras se sobaba la espalda

          ¿Qué clase de Electrodog da paseos por Garat a esta hora?- le contestó Albert con astucia señalando su punto

          Touche- sonrió Blackbolt incorporándose de nuevo, moviendo la cola se presentó- por cierto, mi nombre es Blackbolt y provengo del reino de Warierland

          Yo soy Albert- se presentó Albert, mintiendo al añadir- y soy un viajero… bueno busco ser un viajero, quería empezar está noche, por eso es que daba el paseo por los tejados

          Ya veo, con razón. Ahora todo tiene sentido- sonrió Blackbolt mostrando una  ingenuidad muy adorable que Albert supo usar a su favor

          Dime Blackbolt, ¿Sabes de algún lugar donde pueda empezar mis travesías por el mundo entero? – con una sonrisa demasiado nerviosa que delataba su ansiedad, añadió- estoy muy interesado en comenzar cuanto antes

          Claro- asintió Blackbolt dándole la espalda e iniciando recorrido- puedes acompañarme a Warierland, queda a dos días de aquí y posiblemente te agrade el lugar. ¡Vamos, sígueme!

          Será un placer- asintió Albert, siguiéndolo. Solo se detuvo un momento y vio atrás mientras susurraba- padre, madre, pueblo mío, por favor perdónenme pero no puedo hacerlo. Sé que Grumpy será mejor rey que yo.

Sin nada más que añadir, Albert lo siguió.

 

El camino fue un poco largo y algo tedioso debido a que Albert sabía que era la última vez que vería las hermosas edificaciones de su nación, pero su corazón ya estaba decidido y sentía que estaba haciendo lo correcto. Tampoco había nada que realmente lo retuviera allí o alguien que lo esperara, solo una engañosa nostalgia de un tiempo pasado que nunca fue mejor, solo más sencillo de lo que recordaba.

Durante la huida, Thunderbolt y Albert fueron lo suficientemente cuidadosos como para evitar ser vistos por los guardias quienes, nuevamente, mostraban su clara inutilidad e incompetencia. “Y pensar que alguna vez confié en ellos” pensó Albert viendo cuan indefenso se encontraba su reino en realidad, pero no importaba porque ahora no era su problema sino el problema de Grumpy. Las sombras de la oscura noche tampoco parecían presagiar algo bueno y Albert lejos de sentirse como un fugitivo, se sentía como un ladrón que se robaba los sueños junto a las esperanzas de su pueblo en plena noche. Pero era necesario que lo hiciera porque si se retractaba entonces ¿Qué es lo que haría cuando fuese coronado? De nada serviría el arrepentirse. Era ahora o nunca y el joven ex príncipe lo sabía.

Adoptando el valor junto  a su liderazgo nato, Albert no solo siguió a Blackbolt sino que lo guió por los oscuros pasillos de Garat hasta encontrar una pequeña salida de la cual ni él o sus padres se habían percatado que existía.

Mirando aquel enorme hueco en la blanca pared del muro que protegía Garat, Albert se dio cuenta de que no estaba listo, pero las dudas nuevamente lo consumían. Blackbolt se metió con rapidez por allí mientras que Albert lo vio en silencio por un minuto, después vio hacia atrás una última vez antes de aspirar profundo y continuar camino.

          ¡Oye!, ¡¿Por qué tardas tanto?!- le preguntó Blackbolt desde afuera, mostrándose un poco preocupado por su amigo

          ¡Allí voy!- le contestó Albert metiéndose por aquel agujero y logrando pasar por el otro lado

“¿Con que así es como termina el gran legado del heroico príncipe Albert, eh? Sin pena ni gloria sino saliendo por la puerta de atrás como si fuese la vergüenza del reino” pensó con vergüenza mientras pasaba por aquel agujero, logrando escapar. Viendo a su amigo, sonrió mientras asentía con la cabeza, Blackbolt le devolvió la sonrisa y  tras asentir, ambos iniciaron la huida. Dando inicio a las nuevas aventuras del Príncipe Albert junto a Blackbolt en su camino hacia Warierland.

 

 

 

 

crazor productions

@crazor-productions

Following6
Followers2


You may also like

Leave a Reply